lunes, 6 de febrero de 2017

Enmascarando el fin


Uno de los conflictos que parece haber planteado “La máquina de ser feliz”, el corte adelanto de Random, el nuevo disco de Charly García, es sobre si la canción representa algún tipo de continuidad con su obra canónica. Algunos se preguntan sobre la voz. Otros si sólo es un nuevo “Deberías saber por qué”. Otros sobre las similitudes del tema con “Miracle of love” (o, incluso, cierta resolución en la melodía similar a “Juntos a la par”). Otros le hallan a la melodía y a la letra una simplicidad que parece no corresponder con la magnitud del artista.

Según Samalea desde su Facebook él mismo le llevó el demo del disco a Joe Blaney hace un par de años. Blaney es fundamental para entender buena parte de la obra de Charly. Incluso su renunciamiento post Alta Fidelidad (1997) es elocuente. Hubo un momento en el que Blaney consideró que Charly se había vuelto inmanejable en el estudio y que su modo de trabajar era incompatible con el suyo. Siguió colaborando en algunos discos pero nunca más puso las manos en la masa como en las épocas de oro. En el libro de Marchi se cuenta muy bien toda esta secuencia (de hecho se retrotrae el comienzo de la ruptura a Cómo conseguir chicas). Cuenta Samalea que cuando Blaney vio el packaging con el que Charly adornaba los demos de Random (auriculares, fotos de Marilyn Monroe y los Stones) dijo: “¿What the fuck is this?”. La anécdota es genial y evocadora del vínculo entre el músico y el productor y también revela el grado de incertidumbre que puede tener Blaney ante un trabajo nuevo de Charly.  

Cuando produjo Clics Modernos Blaney venía de ser ingeniero de sonido de Combat Rock de Los Clash. El trabajo con Charly le permite lanzar su carrera como productor estrella de rock latino (cuyo otro emblema de impecabilidad es Alta Suciedad), aunque sigue trabajando con artistas anglo como ingeniero y mezclador (Prince, Keith Richards, etc). En ese sentido que Samalea anuncie que, a diferencia del resto del disco (cuyo trabajo de mezcla corresponde a Nelson Pombal), “La máquina de ser feliz” fue mezclado por el propio Blaney no es un dato menor (aunque esto lo sabremos cuando escuchemos todo el material). Lo primero que sorprende del tema (a algunos para bien, a otros para mal) es el nivel cristalino de la grabación y la prolijidad con que las distintas capas de sonido (y los instrumentos) se van ensamblando sin interferencias ni ruidos extraños, tan típicos y buscados en la era Say No More. Supongo que el choque estético entre Blaney y Charly a fines de los 90 tuvo que ver con la disparidad entre un enfoque formal y otro conceptual. “La máquina de ser feliz” permite la fusión entre esas dos ópticas. Lo que no deja de ser conmovedor. Blaney y Charly, como dos viejos amigos que se quieren más allá de las diferencias, encontrándose para volver a hacer lo que saben. Las referencias a Chopin y el diálogo de Kubrick que abren el tema (algo que los fans sabemos agradecer de un modo que quienes no lo son ni siquiera pueden imaginar), hace que el tema, craneado por la visión hi fi de Blaney, no pierda la esencia García.

Cuando Paul McCartney editó Chaos and creation in the backyard y se puso bajo las órdenes de Nigel Godrich se contaba la anécdota de que el productor de Radiohead se había animado a decirle que algunos temas no estaban a su altura. Blaney es el único tipo que le puede decir eso a Charly. Y eso, aunque parezca una herejía, es bueno.
  
Otro tema central es la voz de Charly. La primera impresión es un tanto curiosa. Como a partir de los 90 (con excepción de Tango IV) Charly siempre prefirió dejar en sus discos voces crudas o intervenidas de modo tal que no suenen a FM (pienso en su versión de “Dos edificios dorados”), puede ser hasta chocante que se advierta que su voz ha sido retocada en estudios. Con las escuchas sucesivas se puede adivinar en esa voz artificial, de laboratorio, una correspondencia con la atmósfera sci fi del tema y también inflexiones que son muy típicas del Charly conocido por todos (cierta dulce aspereza me recuerda al tono bajo con el que comienza “Chipi Chipi”). Teniendo en cuenta la versión demo del tema conocida dos años atrás en un programa de Telefe, creo que Blaney la mejoró.

Con respecto a la melodía y a la letra no son pocos los que han comentado que al minuto de escuchar “La máquina de ser feliz” ya estaban tarareando o silbando el tema. Y eso siempre es bueno si se trata de García. Se trata de una versión muy libre de “Miracle of love” de Eurythmics. Más que de un cover se puede tratar de una canción inspirada en otra (su cadencia, su delicadeza, la sensación de cámara lenta). “Hay tanta gente sola/ Hoy tanta gente llora” son versos simples, es cierto, pero no deberían escandalizar a quienes escucharon “Nace una flor, todos los días sale el sol” o “De tanto darte amor te hice feliz”. Dejen que García se exprese y probablemente con el tiempo se sientan expresados a través de él.  


Por último, sin el vicio de las forzadas interpretaciones de las que algún libro reciente abusó, las alusiones a la máquina que “prende y apaga sola”, al mundo “remotamente digital”, a la “inocencia artificial” permiten descubrir un García que sintoniza (a través de su fascinación por los ipads), irónico o no, con la época. En una era tecnológica, hiperconectada, las canciones de amor se las dedicamos a las máquinas. Los ojos de videotape ya tomaron cuerpo. En febrero de 2017 García está haciendo música para hikikomoris. Comparable en su magnetismo con el crescendo de la intro, a partir del minuto 3:27 la melodía parece llegar al paroxismo y deshilvanarse suavemente en los coros angelicales de Rosario Ortega. 

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Dejen que García se exprese y probablemente con el tiempo se sientan expresados a través de él.

A veces, con los tipos que nos expresaron tanto cuando los descubrimos, pasa que queremos que lo nuevo de ellos nos resuene tan significativamente de modo automático.
Cosas así suelen llevar tiempo, amigos.

Emi Mendez dijo...

Muy bueno Corvino.
Cuanto más escucho la introducción más me doy cuenta que es una genialidad. Gran intro. En épocas de subvaloración de la intro (?).

Saludos

Billy dijo...

no hay algo cristiano en todo el tema?

Anónimo dijo...

Hermoso tema. Creo que sería tonto esperar una obra maestra. El tipo ya nos dio Viernes 3 AM, Promesas sobre el bidet o Adela. Ahora puede hacer lo que se le dé la gana.
Posiblemente se trate del tema más simple que haya grabado Charly (actualmente Charly usa teclados de dos o tres octavas solamente). Una única estructura, acordes simples y una melodía familiar. Los arreglos son hermosos y todo parece indicar que Rosario Ortega se va a lucir mucho en la parte vocal.
Volvió el maestro y compruebo que sigue estando a años luz de todos los demás.

pedro dijo...

Muy buena, Corvino. En realidad, el proyecto de The Strokes y Nigel Godrich quedó trunco. Empezaron a trabajar para "Room on fire", pero a The Strokes les pareció que la cosa iba por un lugar muy "soulless". Finalmente, reincidieron de forma más que feliz con Gordon Raphael.
Abrazo!

Emi Mendez de nuevo re pesado el tipo dijo...

Un buen logro como productor de Godrich, si no queremos mirar para el lado de Radiohead o Mc Cartney es el disco The boy with no name de Travis (2007). Una banda normal que en ese disco se suena todo. El mejor año de Godrich en su vida el 2007, produce In Rainbows y este disco.

Cine Braille dijo...

1) por momentos la voz me hizo acordar a Nito Mestre. Las capas de sonido, a La Hija de la Lágrima.
2) la melodía es un chicle musical, se pega y se pega.
3) me dejó con ganas de escuchar más. Con eso eso suficiente, por otra parte es la idea de anticipar un tema.
Saludos
PS: siento que Charly vio su vejez en Cuando ya me empiece a quedar solo o Eiti Leda. Espero que por una vez le pifie.

Rodrigo dijo...

una grasada intolerable, de principio a fin. es increíble que alguien se atreva a usar la palabra "genialidad" para describir algo de esta canción. en el post se menciona cómo Godrich se atrevió a decirle a McCartney que algunos temas estaban flojos, y como si nada pasa a elogiar lo que debe ser, por lejos, la peor canción de García en toda su carrera. una cosa es querer mucho a alguien y otra cosa es el fanatismo. justo el otro día hablaba con una amiga sobre cómo el fanatismo iguala a todxs. lxs fanáticxs de García son iguales a lxs de Los Redondos y a lxs de Spinetta y a lxs de Callejeros y a lxs del Pity, porque lo que lxs define es su fanatismo, no la música que escuchan. y el fanatismo es siempre igual. ciego, sordo y gritón

Anónimo dijo...

corvino, la canción no desentonaría como cortina de una novela de Cris Morena, dejame de joder.
o en una película de los 70 de palito Ortega

Corvino dijo...

Es hermosa la canción. Para mí. Saludos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No es esta la peor, si hay una peor canción es El aguante.

Rodrigo dijo...

habría que ver cuánto de gusto hay. si en lugar de decirte que esto es de García te hubieran dicho que es del ghostsongwriter que escribe las canciones de Rebelde Way y Chiquititas o de Palito Ortega y lo único que aporta García es una voz modificada por computadora, seguiría siendo una canción hermosa? es como cuando la gente paga millones por un cuadro sólo porque lleva la firma de tal pintor, aunque el cuadro lo hayan pintado sus "discípulos" mientras el famoso pintor se sienta a comer caviar. pero si llevara la firma de Juan Perez ese mismo cuadro valdría 100 pesos. igual por el espanto que es la canción no sorprendería que fuera de este García al que le cuesta cambiar de acordes en el piano. es triste, porque son vampiros que están aprovechándose de alguien que tiene la obra que tiene, todo para llevarse unos pesos

Narcisolón dijo...

Me gustaría saber, Rodrigo, en qué te basas concretamente para decir que es lo peor que hizo. Tiene un sonido pop, como mucho de lo que hizo Charly anteriormente. Como mucho de lo que hicieron los Beatles, Prince, u otros que lo inspiraron.
Tiene lindos arreglos (ya que empiece con Chopin y Kubrick es hermoso), acordes sencillos y una letra que termina siendo más interesante de lo que parece a simple vista.
Si estás esperando otro Viernes 3 AM o Los dinosaurios, no es su culpa. Con 65 años y después de haber atravesado todo lo que un ser humano puede atravesar, que siga componiendo es ya un milagro. Que haga una buena canción (porque para mí lo es) más aún.

Narcisolón dijo...

"Vamos enmascarando el fin" "Inocencia artificial" "La felicidad no existe en soledad". ¿Se dan cuenta? El tipo, así como está, sigue dándonos conceptos interesantes en las canciones. En la mayoría del mainstream actual, no encontrás una frase así ni en pedo.

Anónimo dijo...

"sonido pop, lindos arreglos, acordes sencillos y una letra que termina siendo más interesante de lo que parece a simple vista(?)" describe así en general a prácticamente todo el pop que se escucha, desde Madonna a Shakira, pasando por Lady Gaga y Maná(?!)
hasta tiene un aire a We are the World. eso. música de cortina de programa de Cris Morena, o de causa humanitaria, o de spot de canal 9 cuando juntaban a todas sus estrellas con una canción ridícula (qué viejo soy), de CD de acompañamiento de libro de autoayuda, de disco de ganador de Operación Triunfo. a eso me suena

Tomás dijo...

Están locos, muchachos? Además de que me parece un temón.
Es Charly Garcia. Siempre tuvo un lado medio ñoño. Que es espectacular. Es el tipo de Canción para mi muerte, además del de Kill my mother.
Me parece bárbaro que digan sin pudor cualquier tipo de boludez de la que dentro de 5 o 10 años puedan arrepentirse.

Corvino dijo...

Tomás: coincido con vos. La simpleza, incluso la cursilería, siempre estuvo en Charly, como también en los Beatles y en tantas cosas que nos emocionan y mejoran la vida. El tema este es como una canción de cuna digital y se me hace muy difícil no valorarlo en el contexto del Charly de hoy. Obviamente no es Desarma y sangra pero ¿quién puede esperar un Desarma y sangra a esta altura? Saludos.

Anónimo dijo...

siempre para mí, una cosa es tener un lado ñoño y otra hacer una canción de Chiquititas. bueno, Spinetta decía que Sui Generis le parecía María Elena Walsh al lado de Almendra y no creo que se haya arrepentido nunca. cosas como Aprendizaje son de lo peor del folk jipi inofensivo, pero después de eso García tiene 25 años de genialidades, y esto es peor que aquel primer Sui Generis. que tenga un sample de Kubrick no la hace genial. al final siempre es una cuestión de gustos, pero a mí esta maquinaria que se aprovecha del amor que se le tiene a este hombre y produce una canción pop lavada salida de la misma fábrica de chorizos de Operación Triunfo me parece tristísimo. si la canción estuviera firmada por Nestor Pindonga y la pasaran en radio todo el tiempo la odiaría todo el mundo

Corvino dijo...

Hay un disco de Sui Generis llamado Pequeñas anécdotas sobre las instituciones que no está tan mal, fijate, tal vez te guste. Ese boludito de anteojos en 1974 componía canciones con letras que decían cosas como "Oye hijo las cosas están de este modo, una radio en mi cuarto me lo dice todo" o "Amor libre, propiedad y represión" o "¿Cuántas veces tendré que morir para se siempre yo?". Qué tipo nabo, no? Muy "blandito". "Aprendizaje" me parece un tema muy bueno, todo tiene que ser visto en su contexto, tené en cuenta el año en que salió, lo que decía la letra y cómo ese grupo tan María Elena Walsh permitió que muchos adolescentes que lo único que podían escuchar era El Club del Clan (el Operación Triunfo de antes) accedieran al rock. Por otro lado me parece un lugar común del rock denostar a Sui Generis, tanto Vida como Confesiones de invierno son clásicos ineludibles, son buenas canciones pop, nada más y nada menos, entiendo que el sonido rústico y la flauta y la voz de Nito son un clavo pero ¿vos escuchaste "Un hada, un cisne", "Tribulaciones, lamentos y ocaso de un tonto rey imaginario, o no"? Creo que das por sentado que esta canción y este disco nuevo en particular sólo son producto de la industria, y algo de eso hay no sólo en este sino en todos los discos que salen por Sony o compañías de ese tipo, yo, en cambio, creo que lo principal es el deseo que tiene Charly desde hace bastantes años de sacar un disco nuevo, de hecho varios de los temas que se anuncian ya los estaba mostrando y tocando desde hace un tiempo, incluso La máquina de ser feliz (https://www.youtube.com/watch?v=gNty4pMhC48). En algo estamos de acuerdo: al final siempre es una cuestión de gustos. Saludos.

Anónimo dijo...

"Pequeñas anécdotas" no es el primer Sui Generis, nunca dije que fuera "boludito" o "nabo" y lo de María Elena Walsh es de Spinetta. el contexto de Aprendizaje es el de 1973, ya había pasado la edad de la inocencia. y sí, la máquina de ser feliz apareció en un programa de televisión Cris Morena style pero para "gente grande y copada" como Birabent o Andy Kustnezoff. pero por qué tenés que tratarme de ignorante para descalificar lo que digo? conozco la obra de Charly García y esta canción me parece una cagada que ni siquiera tiene su voz. no la veo diferente a las 2000 canciones pop que salen todos los años de la misma fábrica, que nunca fue la fábrica de donde sacaba canciones García. puede ser que exista gente que ame muchos discos de García y que algunas canciones les parezcan una cagada y no sean posers. o porque Parte de la religión hizo más hermosa mi vida tengo que decir que todas las canciones de García son indiscutibles?

Corvino dijo...

Bueno, no pasa nada, me pareció que tus comentarios eran un tanto despectivos, no sólo hacia el tema de Charly sino también a quienes creemos que es un buen tema, un tema emotivo o como le quieras llamar, y te respondí acorde a ese tono bardeador, cosa que no suelo hacer y que no me interesa. Cada uno piensa como se le canta. Saludos.



Anónimo dijo...

Che Anónimo la puta que te parió.
Eso de la fábrica de hits y no se qué es una frase bastante pelotuda y a la única que acudís.
Vos decís que un Hit salido de la fábrica de operación triunfo dura 4:42 y tiene una intro de 1:07 de los cuales los primero 42 segundos son sonidos ambientales, un piano de chopin y un dialogo de película?
De que fábrica me hablás boludo? ponele este tema a un pibe que escucha justin bieber y lo tenés dormido al minuto.
Por otro lado el beat es muy lento, es muy lento, no se puede ni bailar, solamente en la sección de lentos de un baile escolar.
Mismo no es radial.
Que sea un tema simple en armonía y letra no quiere decir que lo puedas poner a la altura de shakira.
Chupame un huevo boludo y andá a escuchar tu música anticomercial que seguro en algún lugar la encontrás.
Emiliano

Manzarek dijo...

Hoy comercial, producto de la industria, pop inofensivo, blandito, etc etc son Marama, Rombai, Maluma y demas bostas. Actualizate anonimo. Al lado de esas bostas este tema de Charly esta en otra galaxia.

Anónimo dijo...

Hola, Corvi. Queria agradecerte la felicidad que me produjo leer tu libro sobre García. Me emocionó tanto como un disco de Charly. Espero con ansiedad Random. La Máquina de ser Feliz me conmovió, por muchas razones. Y claro que conecta con su obra canónica. Es lo que sucede siempre en el caso de los genios. Siempre hubo máquinas en la obra de García. Una de ellas hacía pájaros, la felicidad es una ambición mayor. La Máquina de ser Feliz esta ahi, al lado de Siempre Puedes Olvidar (en su cadencia cercana al blues), de Chipi Chipi y Cancíon para mi Muerte (en su engañosa simplicidad pop), y de varios momentos Say No More (en sus collages sonoros, aunque ahora de la mano de Blaney). Un abrazo. Pablo Cabot.