viernes, 16 de diciembre de 2016

La derrota te hizo bien


No sé si fue en el primer o en el segundo penal que las cámaras mostraron que Teo Gutiérrez y Alario se reían y hablaban entre sí. Recién escuché que Alario contó que Teo (un hombre diabólico) le dijo que le veía cara de asustado y que iba a errar el penal. Alario entonces le preguntó por qué quería que errara el penal si él (Teo) era de River.

La escena remite a un cuento de Fontanarrosa llamado "Algo le dice Falero a Saliadarré", una parodia del estilo de Víctor Hugo Morales, cuyo nombre aparece firmando el epígrafe que da inicio al texto: "Algo le dice el Muñeco a Batistuta". El cuento, narrado desde la voz de un relator tan refinado como ornamental, aprovecha el diálogo imaginado entre dos jugadores que se disputan patear un tiro libre (los Falero y Saliarradé del título) para establecer un contrapunto delirante y lleno de acusaciones extra deportivas que excede por completo el marco del partido.

Ayer hubo un momento en el que me pareció que en vez de un partido de fútbol estaba viendo a 22 tipos sacados hablando y gritándose entre sí. "Algo le dice Falero a Saliadarré" de Fontanarrosa pertenece al libro Una lección de vida. Recuerdo que en el cuento homónimo un personaje dice que tiene tan poca memoria que no sabe si el Viejo Vizcacha es un personaje del Martín Fierro o de las Bases de Alberdi. Durante un tiempo negué a Dolina, a Fontanarrosa, a Sabato, a todos los escritores supuestamente menores que nos abren la puerta de la literatura. Ahora todos esos tipos me parecen genios o algo parecido.

***

El superclásico generó un conflicto inesperado en el seno de lo que los periodistas deportivos llamarían "el riñón de River". Casi todos los hinchas estuvimos en desacuerdo con que Gallardo haya sacado a D'Alessandro, que hasta ese momento estaba jugando el mejor partido desde que volvió de Brasil. Hasta ahí Gallardo sólo había sido criticado por los extremistas que pululan por Internet (muchos con pinta de trolls con intereses políticos). La decepción ante el 2-4 funcionó como una catarsis en la que muchos se animaron a decir lo que varias veces callamos porque es prácticamente imposible criticar a Gallardo y no sentirse un poco culpable.

Pero como dice Juan Irio en su disco El ideal de lo común (uno de los mejores del nuevo milenio) a Gallardo la derrota le hizo bien. Porque si hay algo que fascina al hincha de River de Gallardo no es que gane títulos, sino que antes de ganarlos se instala la sensación lapidaria de que todo está perdido. Pasó cuando decidió regalarle el campeonato del 2014 a Racing. Cuando perdió 5 a 0 con Boca en el Torneo de Verano. Cuando casi queda afuera de la primera fase de la Libertadores 2015. Y pasó nuevamente cuando Boca le dio vuelta un partido que pintaba para goleada a favor. Esa oscilación entre la nada y la gloria es lo que le otorga a la era Gallardo (ya a la altura de Labruna y Ramón) un plus de adrenalina, de dolor y de placer. 

***

Hoy Gallardo declaró que se tomará unos días para decidir si sigue o no en River. La disyuntiva se puede asociar a los problemas de Messi y de Tevez para continuar en la Selección y en Boca. Al parecer, los ídolos del deporte argentino más popular sufren ser lo que a todos les gustaría.  

Por un lado podríamos pensar que la neurosis generalizada, activada desde las redes sociales, usinas del bullying y la agresividad más destemplada, comienza a ser insoportable para los protagonistas.

Por otro, en un país donde la gran mayoría de la población debe mantenerse como puede en trabajos mal pagos que generalmente detesta, todo esto suena un poco a personas que, por decirlo de una manera sofisticada, viven en nubes de pedos y que, sin querer, comen pan adelante de los pobres construyendo un drama telenovelesco que visto desde un punto objetivo es casi ridículo. ¿Por qué nos interesa más el destino de Messi, Tevez y Gallardo que el de un tipo que vive a la vuelta de nuestra casa y no consigue trabajo? Lo inquietante es de qué manera los pobres, adiestrados por los medios, forzamos el botón de la empatía y justificamos y sufrimos por los devaneos existenciales de estos adorables multimillonarios.

Una vez Pato Galván invitó a Charly a su programa noventoso Atorrantes y le preguntó si creía, como Maradona, que los argentinos no cuidaban a sus ídolos. Charly contestó: Bueno, los ídolos tampoco cuidan a los argentinos.     



18 comentarios:

Anónimo dijo...

Y bueno...Entonces a seguir perdiendo con Boca!!!(jejeje)

Cantoná dijo...

Genial todo el último párrafo.
Como único aporte separo un poco a Gallardo de Tévez y Messi. Me parece que la duda del muñeco por seguir o no, es de algún modo más "auténtica". Creo que se da cuenta que llegado este punto (el de haber ganado todo)con varios años de carrera por delante como entrenador, continuar en este momento al frente de river no tiene demasiado sentido. Es un ciclo cumplido, diría cualquier juan cortese de ocasión. Está en un escalón tan alto (a la altura de Labruna y Ramón)que no podría subir más aunque siga ganando ni tampoco bajaría aunque pierda todo lo que juegue en 2017. Más allá de que la copa libertadores sea siempre tentadora, no se ve que tenga un gran desafío a la vista, por lo menos en esta etapa.
Y lo separo de los otros 2 personajes, porque en caso de no seguir, salvo que tenga alguna oferta que desconocemos, se va a su casa a descansar y reponer fuerzas para comenzar una nueva etapa.
En cambio Tévez, está dudando de seguir o no, porque tiene una oferta de 452754302 millones de los chinos. Es decir, está especulando. Con el "cariño" del hincha de boquita, con la obsecuencia de sus amigotes los periodistas, con angelici que le debe haber ganado las elecciones, etc. Quiere exprimir al máximo a todos los sectores que le responden, para, de última, decir que se queda "por amor a la camiseta y la gente de boca". Lo que hizo durante toda su carrera atrás del disfraz de "jugador del pueblo".
El caso de Messi es casi igual a este último, sólo que sin plata de los chinos de por medio. Dijo que renunciaba por "no ganar", (vaya mensaje para el resto de los mortales, renunciar por perder finales)logró que la gilada se le arrodille, digan que "no lo merecemos", hagan banderazos(¡!) y cualquier otra forma de chupada de culo posible, para después volver como si nada, jugar de local, fingir una lesión cuando hay que ir de visitante, etc. Especulación para lograr poder sobre el resto. Cosa que Gallardo no necesita hacer, porque ya tiene ese poder.

Pedro dijo...

El tema es que se van Dalessandro y Alario, cierto? Ése es el tema, no la ambición. Si el muñeco se queda es para ganar la Copa, no debe poder dormir de pensar en otra Libertadores. Pero tampoco se va a volver loco, necesita un plantel.

Anónimo dijo...

La agresividad destemplada marida muy bien con las redes sociales, pero puede prescindir de ella: la forma en que masacraron mediáticamente a Bielsa es una muestra.


Ah, consigan un arquero, digo yo procurando evitar la agresividad destemplada con Batalla.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Sabes q para mí Batalla es un arquero excelente? Pero está liquidado psicológicamente. Es joven ya van a ver q es bueno. Coincido (con reservas) con lo q decís de Fontanarrosa, Dolina, etc.

rocky k dijo...

Gallardo líder político (ya tiene "ese poder", que messi y tevez no)
Gallardo líder moral ("se va a su casa a descansar y reponer fuerzas", no piensa en el $, como tevez y messi -y boca-)
Gallardo redentor.
...
seguro q hablás de Gallardo?
seguro q hablás de Riber?

Tu 1er párrafo largo está bien.
Después, te poseyó el espíritu de Fernando Iglesias.
Iglesias fue víctima de bullying por parte de un célula de negritos peronistas cuando estaba en salita azul. Algunos hablan de acceso carnal y bucal grupal, lo que tratándose de peronistas debe ser cierto, pero se sabe que lo servicios de inteligencia tapan estas cosas, también, sobre todo en favor de los peronistas, uno de los pocos casos en que la burocracia estatal crítica -siempre ocupado por sectores medio/medio altos- opera en favor de los sectores bajos, en razón del fenómeno siniestro del peronismo.
Iglesias nunca superó ese trauma -gracias a Dios-, y hoy, convertido en un nostradamus de la argentina, anda denunciando al Anticristo, ante la irresponsable e increíble indiferencia de los argentinos.

rocky k dijo...

la escena fue cruel y dantesca: mientras lo vejaban, el infanto-lumpenaje entonaba las estrofas de la marchita

Anónimo dijo...

como te duele la pija del Muñeco rocky k!!!
mira la copa por fox el año que viene.

MUÑEEEE MUÑEEEEEE

rocky k dijo...

Gallardo macho alfa.
Los bosteros conocemos de la hombría del Muñeco con las uñas.
...
Pero no era contra Gallardo, papafrita.
Ojalá que sea lo que parece ser, un tipo buena leche y criterioso, buen técnico, y que a Riber le hizo tocar el cielo con las manos segundos después de haber estado en el infierno.
Bien por él, y por haberles devuelto la alegría a Uds, muchachos.
La próxima vez que quieras hacer un berrinchito para llamar a papá, por lo menos hacete encima.


rocky k dijo...

Y bien por la Libertadores, eh.
Yo ni siquiera la voy a ver por tele.

fernando garay dijo...

martín: tenemos que traer un arquero y un diez en forma urgente. Batalla y el Pity no dieron la talla en los dos partidos mas grossos (Boca y Central). Encima Bologna es maleta y Andrade es superpichón.

Anónimo dijo...

Cortate las uñas, Gallardo!

Lisandro Vergara dijo...

que lindo post! tu blog es de las cosas mas lindas que encontre en internet. gracias por tanto, ilcor! buena leche y rockanroll!

El hijo de Arrostito dijo...

La verdad es que a esta altura de la soireé lo puedo dejar ir al Muñeco, aunque no sé que será del día después.
Lo espero haciendo regresos alla Ramón, llegando y ganando campeonatos, como para hacernos acordar qué groso es.
Ah! Fernando Iglesias es el antiperonista que menos desea que desaparezca el peronismo, gracias a él come caliente el gorilacho.

Pedro dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=fzF7wcsARrg

Gallardo con 18 pirulos pateándole un penal decisivo a Boca en la bombonera. Andá a buscarla al ángulo bostero querido, otro añito más!

Anónimo dijo...

El comentario pendejo de arriba parece (por ejemplo) que no conoce los goles de Diego a Fillol en La Bombonera. Cuanto tenia el muchacho...??
Cierto, tenia 21!! Mil disculpas, tenia tres mas...(un veterano)
Eso si...creo que fueron mas de uno...

Anónimo dijo...

Tenía 20 (20 y medio casi; fue el 10 de abril), un viejo choto el Die cuando lo desparramó a Tarantini.

Pedro dijo...

La ves por tele boquita