jueves, 31 de marzo de 2016

Ricoteros


Si nos guiamos por la construcción de la crítica de rock, el público original de Patricio Rey estuvo constituido por beatniks, existencialistas franceses y sociólogos de la Escuela de Frankfurt. Sea o no cierto y sin llegar a esos extremos, la opinión generalizada coincide en que había un espíritu intelectual entre los primeros seguidores de la banda. Aquellos años de amateurismo (fines de los 70, principios de los 80), sin discos de estudio, están marcados por un fan ilustrado que aparentemente disfrutaba el rock and roll primitivo pero conocía la cultura rock. No eran hippies, no eran pesados, no tenían nada que ver con el imaginario del viejo público de "rock nacional". Es que el mito del comienzo de Los Redondos también supone la invención de un público adulto que hasta ese momento no existía porque escuchaba bandas de afuera (principalmente en sus vertientes psicodélicas o progresivas: Zappa, Floyd) ya que el "rock nacional", salvo honrosas excepciones, le parecía demasiado cándido para su gusto.

Este tipo de fan se complace en recordar viejos y olvidadísimos shows en lugares remotos, se refiere con cierto desdén a los ricoteros (los entiende como sector social, no como oyentes), intenta convencer al resto de que además del Indio hubo otras personas que se enteraron que existían los “yippies” en la Argentina (de cuatro a cinco, el Indio entre ellos), tiene por lo menos una anécdota con Enrique Symns y asegura que los mejores temas de la banda nunca fueron grabados oficialmente ("El regreso de Mao", "Mi genio amor", "Nene Nena", "De estos polvos futuros lodos", "Pura suerte").  

A medida que crece la convocatoria de la banda, gradualmente, los viejos fans se retiran, huyendo del bardo y de un repertorio que ya no los identifica. Los nuevos fans de Los Redondos, los ricoteros, ingresan al rock y toman a la banda como un cuadro de representación en épocas de nihilismo y crisis. A excepción de Sumo, el ricotero prescinde de casi todo el espectro del rock argentino canónico y convierte los shows (las misas) en un termómetro social (con incidentes, desmanes y peleas con la policía) cada vez más inmanejable para la banda. 

Si la primera época es planteada como el paraíso en el infierno, un ritual anti sistema y contracultural, una burbuja de libertad en medio del clima asfixiante de la dictadura (y del propio medio del "rock nacional"), los recitales de los 90 son interpretados como fiestas paganas en las que el ricotero, a través del reviente, sublima sus frustraciones y expone brutalmente los problemas estructurales y la brutal desigualdad, ya no del rock, sino del mismísimo país. A partir de ahí, Los Redondos son desbordados como hecho musical y pasan a ser “el fenómeno”, un hito de la sociología argentina.      

El mayor placer del ricotero es pasar horas interpretando y discutiendo con otros ricoteros los mensajes secretos que se esconden detrás de las letras crípticas del Indio. Y llega a conclusiones polémicas, moviéndose en el extraño límite de la linealidad y el delirio: "Tarea Fina" está dedicada a Karina Rabolini, "Aquella solitaria vaca cubana" habla de la Revolución Cubana y “Toxi taxi” del narcotráfico, "Susanita" está dedica a Susana Giménez. Cuando no se sabe de qué hablan los temas, la conclusión es que son contra Enrique Symns (“Blues de la artillería”, “Salando las heridas”, “El héroe del whisky”).  

La aparición de Último bondi a Finisterre (1998) provoca otra particularidad en la conducta de los ricoteros: por primera vez se muestran contrarios al rumbo artístico que tomó la banda. La inclusión de máquinas y sonidos "modernos" les impide disfrutar completamente de la nueva obra. El público sigue llenando los Estadios, pero hay una distancia en la recepción del nuevo y el viejo repertorio (similar a la que ocurría entre los fans de Soda con respecto a la era pre y post Dynamo). Esta distancia se profundizaría con Momo Sampler (2000) y los discos solistas del Indio Solari.

Luego de la separación de Los Redondos, enterados a través de los medios de los problemas contractuales que desencadenaron la ruptura, se produce una división muy clara: por un lado los que apoyan al Indio, por otro los que apoyan a Skay y Poly. Un tercer grupo está conformado por quienes se desentienden de las preferencias, no escuchan los discos solistas de ninguno de los dos y siguen eligiendo a Patricio Rey, como si verdaderamente se tratara de un ente que excede el trabajo de los músicos que lo crearon. Para estos ricoteros, que el Indio y Skay hayan separado a Los Redondos se asemeja a una herejía religiosa, sienten que la banda también les pertenece a ellos y que los líderes se tomaron demasiadas atribuciones al decidir unilateralmente qué hacer con su propia banda.

Con los dos líderes distanciados, otros ricoteros, incorregibles, redoblan la apuesta y se dedican a descubrir ¡qué letras del Indio están dedicadas a Skay y cuáles de Skay están dedicadas al Indio!

El Indio se llevó el grueso del público: sus recitales baten récords de audiencia y por poco se alquilan ciudades y países pequeños para que ocurran con normalidad. Skay se dedica a tocar en teatros y festivales, con una asistencia más reducida. Los que siguen a Skay dejan entrever que el verdadero espíritu de la banda está en el guitarrista y que el contexto que recrean estos recitales, de alguna manera, recupera la esencia perdida detrás de la gran banda que emergió en los 90. Los que siguen al Indio ignoran por completa la obra solista de Skay, si se lo cruzan por la calle tal vez no lo reconozcan y creen que el único que asegura la existencia de vida ricotera inteligente en el Planeta es el Indio Solari.


Eso sí, fans del Indio, de Skay, de los dos o de ninguno, se ven unidos en una súplica compartida que aspira a restaurar los viejos valores ricoteros, tal y como los habían conocido en el pasado: "Sólo te pido que se vuelvan a juntar".   

28 comentarios:

INCAA 4x4 dijo...

Yo creo que hay tres etapas en los redondos: primero la intelectualoide, llena de mitos. Segundo, la histórica, llena de álbumes clásicos y misas en estadios. Y tercera la peor, la actual (que sigue siendo “ricotera”): público con menos rock que no sé qué (muy parecidos al de Callejeros) e incapaz de reconocer el genio de Skay. A la vez ¡es impresionante la gente que lleva el indio! ¿140 mil? Siento que los medios no lo reflejan bien al fenómeno ese.

Anónimo dijo...

Skay se quedó con el sonido, el Indio con la gente. Eso es muy cierto. Igual algo que respeto mucho de Solari es el hecho de no hacer discos condescendientes ni tribuneros en su etapa solista, sobre todo para un tipo de casi 70 años.

No soy ricotero, pero me hubiese gustado que siguiesen juntos así nos evitábamos fenómenos de masas como Pier, La Beriso y probablemente los 200 que pibes que se fueron con las lacras Callejero$. Es como que dejaron abierto un nicho de mercado para que crezcan todas estas bandas pedorras. ¿ahh, no hay Coca-Cola?, bueno traéme Pepsi entonces...

Salu2 Corvi.

nslg dijo...

En buena medida, Los Redondos son responsables de todo lo que pasó después.
Ellos dejaron dejaron que creciera el descontrol en una etapa de transición entre las que señala INCAA: cuando -coincidiendo con la desaparición de Sumo- Cemento, Satisfaction o el Bambalinas empiezan a quedar chicos y se llenan de pibes que van a hacer bardo, "los desangelados", según la complaciente reivindicación del Indio.
Son los que dijeron que cada uno tiene que cuidarse su culito cuando mataron a Bulacio (o todas las veces que nos cagaba a palos la yuta de la 4ª, o en Atenas de La Plata, etc., etc.), y después le hicieron una canción. Total, el Indio se cuidaba su culo en la fortaleza de Parque Leloir.

PD: Sobre los pibes de ahora (digo yo, mientras me acomodo el bisoñé) que tienen menos rock que no sé qué, el otro día fui a ver a Dancing Mood. Y cuando tocaron el último tema, ese que dice "no me pisen las flores", unas pendejas sub 20, look nada desangelado, vinieron corriendo desde el fondo, se llevaron por delante a todos, para gritar que no les pisen las flores, porque, claro, están hablando del faaaassso. Porque, claro, es el único tema en el que da agitar...
Los músicos que alientan esa boludez (el Indio, Hugo Lobo, entre otros) me caen pare el orto.

Ah, "Nuestro amo juega al esclavo" habla de los carapintadas. Posta.

Luigi dijo...

Hay muchos fans de los Redondos que hemos ido a pocos de sus recitales por el bardo. Lo que quiero decir es que los fans no se agotan en los que iban a los estadios.

Soy fan de Charly, Spinetta y Los Redondos, en ese orden. Somos muchos los fans NO exclusivos de los Redondos. (El Indio y Skay votaron a Artaud como el mejor disco del Rock "Naciomal" en la revista RS).

Ultimo Bondi a Finisterre me encanta.

El Indio se transformo en un tipo insoportablemente egocéntrico y agrandado, llego a decir que solo viajaba a New York si iba con un asistente. De su etapa solista me gustarán dos o tres temas.

Skay mantiene una super onda, los recitales suenan increíbles. Tiene 6 o 7 temas que cantados por el Indio serían unos hitazos de los Redondos. Lamentablemente canta fiero. Pero esta claro que la frescura de la etapa mas exitosa la aportaba Skay. Hoy lo considero el mejor show para ir a ver conjuntamente con Pedrito Azanar.

Anónimo dijo...

1- Hablar de los ricoteros como si fuera una masa uniforme es una gran error
2- Los discos solistas del indio son mucho mas escuchados de lo crees
3- mas de 150.000 personas se encontraron en Tandil y los incidentes y desmanes fueron muy pocos, casi no hubo. (hubo mas en los recitales de los rolling)
4- las diferencias entre fans de skay y del indio no existen


Te leo siempre loco, abrazo. Este post no me gusto. igual te quiero mucho

Corvino dijo...

Es que esto no lo escribo con un criterio de verdad. ¿Cómo voy a creer que hay tres tipos de fans de Los Redondos? Hay tantos tipos de fans de los Redondos como fans de los Redondos hay. Lo que pasa que si escribo partiendo de eso no lo escribo (?). Yo también te quiero.

Bartolomé Rivarola dijo...

Creo que la escasa receptividad del repertorio post-Luzbelito no se debe tanto al cambio de sonido (cosa ya experimentada en Luzberlito) sino a que fue una etapa que sonó poco en vivo. Y, como bien marcás, la vivencia de la misa es fundamental para el ricotero.
Tras la aparición de UBAF, la banda hizo 5 show: dos en Racing en 1998, uno en Mar del Plata en 199 y dos en River en 2000. Luego aparece Momo Sampler, cuyos temas fueron ejecutados solo tres veces: dos en Uruguay y una en Córdoba.
Además, con estos dos discos la banda inaugura la modalidad de no adelantar ningún tema en vivo antes de su aparición, con lo que estas cnaciones no se escuchaban en vivo ni circulaban en piratas.

Emi Mendez dijo...

Todo muy bonito Corvino.
Capaz lo que siempre busco en libros y artículos de los Redondos es alguien que explique exactamente el fenómeno.
El Indio, es de los mejores letristas del país. Es excelso (para mí, claro).
Entonces, 180.000 personas en Tandil (el número varía segun el medio) no sé como se explican. De esas 180 mil cuántas están al nivel intelectual de entender esas canciones? de esto se desprende que no se necesita nivel intelectual para emocionarse.
Entonces, emocionarse con un tipo que dice "querés faulear y arremolinar..." o "Motor psico el mercado de todo amor" es algo exótico. Es un logro único.
Lo podemos relacionar con la literatura no? El best seller del Código Da Vinci vende millones en un año, mientras que otros libros excelsos (repito la palabra porque andaba con ganas de usarla) venden 1/4 de eso.
Eso es porque cuanto más accesible es el material, más masivo va a poder ser.
Lo mismo pasa con la música, son como los píxeles en una imagen.
Hay que pixelarla un poco a la música para que pueda ser bien digerida por las masas.
El Indio logra masividad sin seguir esa lógica. Saca unos discos super industriales, caros e inentendibles. Pero los vende muy bien.
Hace shows en la loma del culo tocando canciones crípticas y bate los récords de público.
Bueno , con todo esto no digo nada, sólo digo que exijo explicaciones o solamente más reconocimientos para el universo Redondo.

Cine Braille dijo...

El año pasado vi El alucinante viaje de Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota, un documental sobre los primeros años de la banda. Hay imágenes de los Diplodocum Red & Brown, el Lozano, el corto de Guillermo Beilinson y el Indio, el viaje a Salta en enero de 1978, el Mufercho, el Doce, las canastas con buñuelos de ricota, el Ballet Ricotero.
El recuerdo siempre mejora todo, más aún si algo pasó en tu juventud, y más aún si era un recuerdo alegre de una época siniestra como 1977-79. Pero las manifestaciones de Patricio Rey por esa época me parecieron más bien fiestas de universitarios borrachines que tenían veleidades artísticas: sospecho que los que llegamos a la banda con los discos no nos quedaríamos en esos happenings ni quince minutos. Repito que estoy juzgando a partir de imágenes de un documental: puedo estar extrapolando una conclusión a partir de data escasa y sesgada. Pero esa es la sensación que tuve.
Me resultó artísticamente más atractiva la etapa intermedia, 1982-85, que conservaba los aires de cabaret, con bailarinas y monologuistas, pero además tenía músicos que sabían tocar y mejores canciones. El documental termina en esa época, apenas después del debut discográfico pero antes de la masividad y la estampita.
Último Bondi tiene La pequeña novia del carioca, que para mí está cómodamente en el podio de las mejores canciones de los Redondos. Pasa también que la música es para cualquier cosa menos para escucharla: las bandas son banderas, signos de identificación de tribus, maneras de diferenciarte en una sociedad de millones de personas y de encontrarte con los que creés que son como vos; o sea, una forma de militancia. Peor aún el rock, que al menos en una época traía adjunta una ideología contracultural, en nombre de la cual nos han asestado solecismos musicales hasta dejarnos turulatos.
Saludos

Anónimo dijo...

Si se vuelven a juntar, aunque sea un solo show, se va a romper la Matrix.

Corvino dijo...

Che a mí me gustan los Redondos, de otra forma cómo conocería El regreso de Mao, Nena Nene, etc? El Indio me parece un capo y Skay también (aunque le doy más importancia al Indio por sus letras y su discurso). Aclaro porque parece que el post es despectivo cuando en realidad es una descripción sobre los estereotipos del público ricotero. Yo no creo que el primer público estaba formado por sociólogos de la Escuela de Frankfurt, etc. Igual si tengo que salir a aclarar es que no se entendió bien. Igual casi nada se entiende bien. Saludos.

dani dijo...

se pueden citar infinitas historias tanto personales o masivas sobre lo que genera el indio o sobre lo que nos quedo eternamente con los redondos .. lo que se tiene que entender es que este tipo nos hablo infinitas veces sobre sus intimidades en cada una de sus palabras escritas en sus canciones .. esas mismas imtimidades personales llegaron a nosotros como un reflejo o como un espejo de nuestras propias historias . que nos identifico y nos abrio los ojos a posteriori en la vida personalmente de cada uno o en el contexto que nos marcada en ese momento que estabamos viviendo socialmente en nuestro pais, .. lo mismo que escribo en este momento te paso . te pasa o te pasara.. sus canciones son eternamente bicionarias.. por eso hoy ya es una misa pagana compartida con miles de personas.. es increible ver UNA MASA GIGANTE DE tantas generaciones llegar al mismo lugar . Nose puede explicar con palbRaas lo que se siente en ese momento por eso lo buscamos a el en cada misa... y sobre skay . es un tipo que siguee su legado y lo demuestra en el sonido de su guitarra , si lo fuiste a ver es increible porque cuendo esta tocando te acordas de aquella viola con sonido gitano que sonaba con los redondos y hoy lo escuchas y es eso es skay un señor con sello propio.

Pedro dijo...

Es cierto que a veces con tanto humo y tanto análisis se pierde el hecho simple de que el indio dejó en varias canciones poesía difícil de repetir, con música que además siempre siempre estuvo a la altura

Anónimo dijo...

En general y no siendo una absoluta verdad tu articulo pinta de maravillas las distintas etapas y fans ricoteros,creo fervientemente que el 90% de fans tinen poquisimo rock encima y muchisima cancha de futbol.No quiero ser despectivo pero odio con todo mi corazon a ese tipo de fan(mi hermano,mi primo,mis mejores amigos jajaja)del aguante.
De hecho creo que casi ningun fan de rock se vanca comodamente ese tipo de shows para 1.000.000 de prsonas!donde las condiciones tecnicas son pesimas...una brisa y a 100mts ya se escucha como el orto.Saludos!

Anónimo dijo...

Es cierto: el Indio nos contó sus intimidades, sobre todo esa de "cuánto vale dormir tan custodiado, de expertos cínicos y botones dorados, cuánto vale ser la banda nueva, y andar trepando radares militares?".

Anónimo dijo...

Sería buenísimo que los Redondos se junten para un único show con la formación de los 90 más Symns de telonero monologando. Y que el show sea en Tokio. Leería esa novela.

Corvino: También sería buenísimo un diccionario con 28 entradas al estilo de esta y la de los spinetteanos. Leería ese compilado.

P. Mastrángelo dijo...

La verdad que "los Redondos" no me gustan una mierda, pero el rollo que se arma alrededor del mito me divierte mucho. Incluso, planteando en términos de grieta, estoy del lado de Skay, un guitarrista exquisito; mi problema es con el cantante, al que nunca me banqué, ni sus textos "crípticos". Tal vez, algún día, en vez de matarse descifrando geroglíficos o mensajes encriptados, alguien debiera analizar cuánto de eso es simplemente cualquier verdura, o dicho en forma elegante, cuánto de eso es lírica vertida solamente en función de su musicalidad, de una ubicación precisa de la palabra en "x" contexto melódico.

Anónimo dijo...

Si la lírica vertida solamente en función de su musicalidad es cualquier verdura entonces también es cualquier verdura ubicar todos los sonidos en función de su musicalidad, es decir, lo que hace siglos conocemos como música. De hecho casi todo el arte del siglo xx es cualquier verdura con ese criterio. Toda la idea de estética. Las palabras en general vendrían a ser cualquier verdura.

P. Mastrángelo dijo...

Sí.

Anónimo dijo...

Si tu interpretación de la música pasa por lo que es "cualquier verdura" o no, entonces imagino que Stockhausen te parece un estafador.
Y John Cage?
Frank Zappa ni hablar.

P. Mastrángelo dijo...

No. Simplemente me parece sano un poco de desmitificación. Me gusta mucho Zappa, por cierto, que de eso sabía mucho, y a conciencia. Quise decir que tal vez muchas de esas letras de Solari que la gente se mata descifrando no tengan ningún sentido en particular. De teoría de la estética no entiendo un pomo.

P. Mastrángelo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
elauradelosdesangelados dijo...

Mis referencias en el rock argentino eran (son) Spinetta y Nebbia. En el Festival de la revista Pan Caliente (en el 81, cancha de Excursionistas)vi por primera vez a Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Allí Nebbia contrabandeó en el escenario a Celeste Carballo - sola con su guitarra levantó una polvareda descomunal -, Miguel Abuelo presentaba los Abuelos de la Nada recién llegado con la "nueva música" de europa y le cantamos el feliz cumpleaños a León Gieco. Las chicas, el monólogo, un grupo tocando un chamamé (con la verdulera y un "dúo bien alto"), la voz, la guitarra, el rockabilly y esa cosa entre circense y cabaretera en pleno sol de la tarde llamaron mi atención. Después los vinilos: Gulp, Oktubre y ese sonido oscuro y gélido. Los vi por primera vez en vivo cuando presentaron "Un baión para el ojo idiota" en Obras. El indio puteandolo a Polimeni por recordarle declaraciones que definían al estadio Obras como la Hollywood del rock. La banda sonó de puta madre. Después estuve en la cancha de hockey, batalla campal con cervezas en un kioskito y la música potente y brillante. Después no los volví a ver. Ya vivía acá en Posadas, Misiones y la cosa se hacía más difícil. Sin embargo toda su discografía me parece maravillosa. El Indio y Skay como solistas profundizaron cada uno sus búsquedas. Los fundamentalistas cuando se hacen cargo de la etapa solista del Indio parecen no tener límtes de belleza y potencia. Cuando tocan temas de los Redondos hacen covers de fotocopia. Esto se ve muy bien en la peli Indio. Skay, en cambio, decidió defender su sonido: cuando toca temas de los redondos hace sus propias versiones y su setlist esta repleto de temas de su etapa solista. Sobre las significaciones, a menos que uno crea que las canciones deban ser escritas sólo como lo hace Victor Heredia, me parece absurdo juzgar si tienen un mensaje o no. Poética es sonoridad, tambien. Habría que preguntar sino que significa "Savoy Truffle", Quinn the Eskimo (The Mighty Quinn)o los Sandwiches de miga. Me encantó el retrato que hace el post de los ricoteros, tengo algo que ver con la escuela de Frankfurt (Walter Benjamin sería un tipo preocupado por interpretar el fenómeno redondo), soy hincha de Boca (tribunero además de los equipos Posadeños), y me encantan las experimentaciones sonoras (la capas de sonido a lo Phill Spector de los últimos discos de Los redondos y de la etapa solista del Indio). A Frank Zappa y Archie Shepp los escucho en mi celular junto a Litto, el Flaco, Gilberto Gil y Calamaro cuando ando por la ciudad. Posiblemente acompañe a mi hija a ver a La Beriso que próximamente estará en Posadas. No me preocupa, ni tengo expectativas, it's only Rock 'n' Roll.

uno de acá arriba dijo...

Una precisión de aquellos años: el Baión se presentó en un teatro de San Telmo (¿Bambalinas?), primera mitad de 1988. Y los Redondos llegaron a Obras (¡ese era un re tema en las puertas, esperando entrar a Cemento o a Satisfaction!: ¿tocar en Obras sí o no?, esos eran los dilemas ricoteros de entonces, que se saldaban con el cantito "vamo a llegar a Obras y vamo a festejar con mucha droga y mucho vino").
Lo de Obras fue en diciembre del 89, tres meses después de que el Indio insistiera con que nunca iban a tocar allí, el lugar institucional del rock, etc.
El ahora periodista kirchnerista Carlos Polimeni (un imbécil capaz de decir que si el colectivo en el interior es más caro que en Capital, no debe aumentar en Capital sino bajar de precio en el interior) escribió algo sobre el asunto, y el Indio lo reputeó en el escenario, "Me cago en tu puta boca, periodista yuppie", etc.

elauradelosdesangelados dijo...

Al rememorar se hace poco precisa la data histórica. Si mal no recuerdo, o mi memoria imaginó, el Indio sólo dijo: "Polimeni sos un puto". Puede fallar como decía Tu Sam. Los temas de esa presentación de Obras eran los de un Baión aunque ya había cosas de Bang! Bang!Estas liquidado.

Anónimo dijo...

Muy buena y acertada la nota... lo único que faltaria, es mencionar que en gran parte (me parece que muchisimo), el fenomeno social de los 90's que se generó con los ricoteros, fue traccionado, con un empuje terrible, (aparte de la buena musica, actitud misteriosa, etc) por el hecho de las referencias, metaforas y guiños a la cocaina. Probablemente ningun musico de nuestro pais habia sido tan referencial a esa sustancia hasta ese momento. Y no olvidemos que el fenomeno de la cocaina se termino de "masificar" en los 90's de la mano del presidente riojano. La merca fue a los redondos, lo que la marihuana a Marley. Y sino, basta con leer la letra de canciones como "semen up" o "rock para los dientes" (entre tantas otras).. Saludos

Anónimo dijo...

Los redondos fueron una banda emblematica del rock argentino, sin dudas, a muchos les encanta, a otros les da lo mismo, otros los odian. Musicalmente a muchos les parece lo mejor y a muchos una porqueria, lo que nadie puede negar es que lograron algo único.

Para los que boquearon en contra de callejeros les aconsejaria que dejen el fanatismo de lado, aflojen con la idolatración del Indio, porque cromañón no paso en los redondos de puro orto, (no es nada contra los redondos) Puede fallarme la memoria pero los redondos nunca pararon un recital por pirotecnia, y no me vengan con mira el video de racing, todo un palo, porque el indio paro el recital solamente porque habia peligro en el escenario, no abajo, hay una gran diferencia. No juzgen o seran juzgados. Es curioso como les llega la poesia anti sistema, pero después se comen las mentiras de la television. Me parece un poco injusto agarrarsela con una banda que le paso una tragedia que le podria haber ocurrido a cualquier banda, !eh esos de callejeros son re culpables porque metieron mas gente de la permitida! !solo les inportaba la plata! , el 90% de la bandas mas de una vez metio mas gente de la permitida. Es increible como se formo la idea colectiva de que callejeros fue la unica banda que metio mas gente de la permitida en un lugar, que solo en callejeros habia pirotecnia, y que si los pibes prendian bengalas era porque estaban "manipulados" "incentivados". Bue, no me expando mas. piensen un poquito nada mas, un minutito, es justo tener ese odio con callejeros cuando todo sabemos que a los redondos le podria haber pasado (digo los redondos porque este articulo es ricotero)es un poco inmaduro e hipocrita (que su musica te parezca pobre, una gilada , una negrada esta todo bien). No digo que callejeros en un pan de dios, pero la condena que les corresponde pagar es culposa (no dolosa) es decir por boludos, no avivarse del peligro. Ahora pensar que lo hisieron aproposito (doloso), o que les importaba un huevo lo que podia pasar (doloso) Bue. la pasion ricotera les nublo la mente.

Braa dijo...

Muy bueno el post, alguien sabe como puedo ver tsunami la entrevista al indio??