martes, 1 de marzo de 2016

La pesada herencia del rock nacional


Moris decía que en realidad el rock "nació mal". A Charly García y otros compañeros de su generación el "rock nacional" les sonaba "nacional socialista". Luca Prodan, con esa simpática tendencia a despreciar el medio que lo elevó a ídolo, decía directamente que el rock nacional no existía. Después llegó el "puro rock nacional" de La Mega de Hadad y ya a nadie se le ocurrió decirle “rock nacional” al rock argentino.  

¿Cuál es el problema con el "rock nacional"? No ya en términos semiológicos sino en cuanto a lo que significa como indicador de determinados artistas exiliados del país del buen gusto. Seguramente el problema no es con Moris, con Charly o con Luca que en mayor o menor medida y a pesar de tener sus detractores forman parte de un canon establecido. El problema es con los grupos y solistas menores que han quedado afuera de los grandes rankings de mejores discos y mejores canciones. El “rock nacional” quedó asociado a discos y artistas que no está bien mencionar en voz alta.

De la misma forma que el fútbol argentino no es sólo River y Boca ni la literatura argentina es Borges y Bioy, el rock nacional tampoco es sólo Artaud y Clics Modernos. El rock nacional es Raúl Porchetto, es Nito Mestre, es Pastoral, es Alma y Vida, es Alejandro Lerner, es Suéter, es Los Enanitos Verdes. Si no hubiesen existido todos esos cientos de grupos hoy invisibilizados el rock nacional nunca hubiese llegado a transformarse en una cultura, en todo caso hubiese sido un puñado de artistas geniales sin ningún espacio que los sustente. 

El caso de Miguel Mateos es paradigmático. ¿Cómo puede ser que uno de los dos o tres artistas más populares del rock nacional en los 80, cuyo disco Rockas Vivas fue el más vendido hasta El amor después del amor, haya sido borrado del mapa como si se tratara de un cáncer musical? Los deslices de Mateos son conocidos por todos: cierta afectación a la hora de cantar, líricas recargadas de imágenes efectistas, etc. Ahora bien, estos "pecados" (propios del rock pop excesivo de los años 80) no alcanzan para hacer esfumar a un artista. Aunque decirlo parezca una herejía, la verdad es que si uno escucha los hits de Mateos en los 80, el sonido y las melodías no son tan diferentes a los de aquellos artistas que aún hoy reverenciamos. Incluso “Cuando seas grande” o “Perdiendo el control” son bastante más buenos de lo que recordábamos.

Hubo un apartheid estético o por lo menos un evidente barrido bajo la alfombra que podrá parecer obvio si tenemos en cuenta que en algún momento se supuso que Piero y Marilina Ross eran “rock nacional”, pero que no es justo en cuanto a algunos artistas que participaron del rock y después fueron proscriptos porque la crítica y el Mercado ya no los tenían en cuenta.     

***

Más allá de la tapa combativa y del tema dedicado a Cristina, la apuesta política del nuevo disco de Pez (llamado, elocuentemente, Rock Nacional) reside en el nombre, en hacerse cargo (en sentido simbólico, irónico, afectivo) de una tradición que, a menudo, y probablemente por razones obvias parece haber llegado a su fin. ¿Acaso las elecciones estéticas no son también elecciones políticas?

En una nota que hizo Juan Di Natale en Rock And Pop (la emisora que, con Mario Pergolini como guía, reinventó el mapa del rock argentino a partir de los 90, borrando toda lo que oliera a grasa) Minimal dijo que el tema "Tan deprisa ya" le recordaba a Man Ray y que el sobre interno del disco tenía una cita de “Va por vos” de Miguel Mateos:

Todos amamos a alguien,
necesitamos a alguien,
si le gusta el rock and roll
mucho mejor.

Pez es una banda extraña: a pesar de formar parte de la ola de rupturistas noventosos que cortaron definitivamente el cordón umbilical con el viejo rock nacional ("Charly García siempre da pasos atrás en el rock") siempre tuvo un pie ubicado en la tradición. Minimal es un parricida equilibrado y en su música siempre se notó la existencia de Pappo's Blues, Invisible, La máquina de hacer pájaros, Nebbia, Manal, es decir, lo más sofisticado y hermoso del viejo rock nacional.

***

Hace cinco o seis años fui a ver a Litto Nebbia. En medio de los temas contó que cuando formó su banda La Luz comenzaron a charlar entre los músicos sobre cuál había sido el nombre de sus primeras bandas. Litto dijo "Los Gatos Salvajes", Minimal "Cadáveres de niños". "Claros, eran punks" dijo Litto.

Si Minimal no existiera habría que inventarlo. Y si Litto Nebbia no existiera, ¡no existiría nada! 

***

El disco recupera una de las tantas líneas que tiró Pez en estos años, la del rock cancionero, con melodías agradables y letras sensibles. Temas como "El aprendiz", "Calabacita" o "Cerezas" parecen ubicarse a mitad de camino de Convivencia sagrada y de Hoy, porque Pez hace muchos años que remite a sus propios discos. La inclusión de Juan Ravioli matizando la dureza habitual de la banda con sus teclados y sintetizadores responde al pedido de los viejos fans de Pez, aunque los fans de Pez son tan hincha-pelotas (en la peor tradición de los spinetteanos) que seguramente ahora van a pedir temas metaleros y hardcore. 

Lo cierto es que el público de Pez se divide entre los que prefieren las canciones y los que prefieren el pogo. Probablemente exista una tercera posición que prefiera un mix de las dos cosas. Lo cierto es que una banda de rock and roll sin internas en su público no es una banda de rock and roll.

***


Rock Nacional no suena ni a Man Ray ni a Miguel Mateos, sin embargo es justo destacar la nobleza de Pez para hacerse cargo también de la pesada herencia del rock nacional. Como dice el título de uno de los mejores temas: "de la vieja escuela del amor".  

29 comentarios:

Anónimo dijo...

El segundo disco de Zas "Huevos" está lleno de buenas canciones:
Un poco de satisfacion, Un gato en la ciudad, Mujer sin ley,
En la cocina huevos, Extra extra y Su, me robaste todo, una canción
en la que el narrador le pasa factura a la dictadura por el modo en
que lo envió a combatir a las islas Malvinas

"Me mandaste a pelear
contra Neptuno en el mar
Laser versus boleadoras"

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Lito Nebia nunca fue un rockero.

Miguel Mateos hizo buenas cosas, pero su egolatría que llegó a cambiar el nombre Zas por Miguel Mateos Zas. Y lamentables canciones como Beso fraces y lo peor de todo, Los argentinitos.
Pastoral, Piero, Porcheto, lamentables músicos que dificilmente hicieron méritos para ser considerados rockeros.

Gabriel dijo...

es dificil decir que es rock y que no lo es, hay que ponerse en juez desde algun lugar y es bastante antipático. Miguel Mateos es producto de la estética su época y creo que no evolucionó hacia algo mejor que su primer disco donde había algunas canciones que valían la pena.Las letras -para mi- hoy guardan relación y similitudes, por momentos, con bandas como Tan Bionica.
Me parece que la pertenencia al rock la da la "credibilidad rockera" que tiene un artista, según la conciencia colectiva del público rockero. El publico es implacable con esto (me refiero a aquelos para los cuales el rock es algo más que una música que se consume), la credibilidad se gana, si nunca la tuviste nunca la vas a tener y si la tenés y la perdés es imposible - o casi - de recuperar. Pastoral era rock, estaba dentro de un movimiento que era en ese entonces contracultural y generacional. Los Decadentes son rock, vienen del rock, y pueden ser bastante más filosos que bandas que tocan exclusivamente rock. La Mosca (con una estética parecida pero sin una pizca de la calidad de los Deca) son simplemente pachangueros. La etiqueta "rock nacional" en un punto es poco importante,suele dividir a cierto sector snob que la detesta de un público más popular. En definitiva es musica argentina.

Anónimo dijo...

Yo creo que Miguel Mateos está prescripto de nuestro rock porque después de sus hits ochentosos no supo aggiornarse a los 90. Conocí a Soda por Sueño Stereo y eso me hizo ir para atrás y escuchar lo que habían hecho antes. A Mateos, en cambio, lo conocí por 'Bar Imperio' y la verdad no me dieron ganas de indagar mucho más.

Lo que dice Gabriel acerca del respeto y la credibilidad es clave. Una banda que 'se hizo de abajo' puede ser buena o mala, pero cuando la pega va a ser respetada. Ahí lo tenés al gordo Walas de Massacre, banda que respeto de punta a punta aunque no me gusta su música. Mañana Banda de Turistas saca un disco mejor que Artaud y yo lo lamento por sus hipotéticos geniales riffs de guitarra, pero nadie los va a respetar. Suena cabeza de termo pero es así.

Saludos.

P15CU dijo...

recuerdo una escrito que lei de chico, donde se decía que el "rock nacional" es una especie de status canónico. A veces se lo usa para denominar musicos que no hacen rock (bahiano, león gieco) y a veces se le quita ése status a gente que hace rock pero no entra en la cultura del rock (el ejemplo ahí era sandro y los del fuego, o la ola de bandas beat pre gatos)
El punto es que Rock nacional implica mas una categoria cultural y geográfica que de estilo. Y recalco lo de geográfico porque Sumo por ejemplo técnicamente no es nacional, pero es mas nacional que un montón de mamertos locales

damianivanoff dijo...

siempre un placer leerte, Corvino. YA voy a buscar "Rock nacional" a ver qué pasa con estos locos lindos de Pez.

Saludos

PD: NO SOY UN ROBOT

Raúl Haurat dijo...

Excelente post, Martin. Comparto que a Miguel Mateos se lo condeno y pensando en eso hace dos años hicimos un especial, un pequeño recorrido en la radio sobre la carrera de Ulises Butron, el musico que compuso la cancion principal de la pelicula Tango Feroz que de alguna manera reinstaló al viejo/nuevo rock nacional, toco en Zas y fue musico de sesion en el Amor despues del amor ( ambos mencionados en tu post)y compuso el amor es mas fuerte... Ulises y el amor ( no correspondido por el rock) podriamos decir. Comparto el link con el audio, y festejo una vez mas de encontrar coincidencias con estas cada vez que te leo. Un gran abrazo!
http://raulhaurat.blogspot.com.ar/2014/03/ulises-butron.html

Bebe Cantimplora dijo...

Pappo ayuda: "AC/DC es rock, Calamaro suena como AC/DC? No, entonces no es rock"

Bebe Cantimplora dijo...

También en uno de los primeros Cosquin rock le preguntan por su visión del festival, de las diferentes bandas, en el mismo día tocaban la Betsuit, los Decadentes y Pappo. Asique este último dice: "en Argentina hay buenas bandas de rock, como los pibes de la Renga que hacen rock como nosotros, lo demás es pachanga"

Marzo dijo...

No se olviden del metal, es rock nacional? Ellos no usan ese mote y las radios que no los pasan ni los van a pasar, tampoco. Entonces,quien decide? De la puente? Uyyyyy

Anónimo dijo...

Vindicación de Mateos YA.
Tal vez un poco inseguro, lo digo por esa necesidad de rodearse de dream teams de instrumentistas (Guyot, García López, Lupano, Butrón, Cachorro López...). Curiosamente, o no, los dos mejores discos son los que no tiene grandes nombres: Huevos y Tengo que parar.

el de acá arriba dijo...

Me corrijo: en Huevos están Guyot y Lupano.
En los dos discos más exitosos no hay grandes nombres.

SebasV dijo...

El de Miguel Mateos es un caso de estudio. Personalmente hay cosas de él que me gustan, que me parecen muy buenas. Lo llamativo es cómo la "prensa especializada" lo borró del mapa. Claro que lo más fácil es mofarse de sus letras superficiales, su egocentrismo, sus ganas de ser yankee. Pero mas allá de sus altos y bajos, y de que su arte te parezca una merda ¿quién puede discutir su importancia en la cultura del rock -o pop, como quieras- en Argentina? De hecho fue de los que abrió -junto con Soda- las puertas de Latinoamérica. Hace tiempo, la revista Rolling Stone eligió los mejores 100 discos del rock argentino. No había ninguno de Mateos. Me pareció una canallada. Es sabido que Mateos se llevaba muy mal con la prensa, y eso le costó caro. PD: tan pesada es la herencia, que cuando digo que escucho Mateos, aclaro que también me gusta Bochatón, Sumo, Virus, Charly, Soda, Los Brujos, Vox Dei y etc. PD: acabo de llegar, no soy un robot exraño...

Hernando Tejedor dijo...

Yo reivindico mucho a Sueter. Le tengo mucho cariño a esa banda. Grandes músicos que no se la creían y tal vez por eso no se las creyó nadie.
Como se ve por los comentarios, Pez no nos importa a nadie. A mí porque soy viejo y no sé quiénes son. A los viejos el nuevo rock nacional del siglo 21 no nos emociona mucho. Y el extranjero poco. En realidad nada ya nos emociona mucho. Estamos cansados.

Cine Braille dijo...

En algún punto y si esperamos lo suficiente, una reivindicación no se le niega a nadie. Alcanza con tener años de carrera y algún signo del que agarrarse, el éxito en una época o algún disco muy bueno, o aunque sea una canción muy buena. Algún día le va a tocar a Miguel Cantilo, por caso.
El disco Huevos de Zas tiene canciones realmente muy buenas, Huevos, Un poco de satisfacción, Un gato en la ciudad. Claro, Mateos cantando es un pelotudo efectista imbancable, y como letrista se le ven las costuras a todos los temas, la tentación demagógica está muy a la vista. Pero lo mismo se puede decir del Sting de casi todo The Police, salvo el último disco, en donde las letras realmente son muy buenas (en especial Synchronicity 2 que es brillante, King of pain, Wrapped around muy finger, Tea in the Sahara). One world not three o Too much information o Driven to tears son buenos temas, pero las letras son bastante obvias, lo salvan que son en inglés y que pegan muy bien con la melodía, que es lo básico y tal vez lo que más importa en las canciones. (Driven to tears es un temazo en realidad, lo salvan Copeland y Summers y el riff de bajo).
Lo que lo cagó a Mateos es
1) debutar (sic) en la presentación de Queen en Vélez, verano del 81. Sólo lo podés hacer con una cuña infernal. Y eso a la larga se paga
2) tener éxito y llenar estadios con minitas, que siempre genera que aparezca gente que te odia, así debas el éxito a discos indiscutibles como Almendra o Clics modernos o El amor después del amor o el que prefieras. Y que le caigas mal a la gente que ve en el éxito masivo el beso del demonio, el comienzo de la Caída. (Creo que tienen razón). Que es, por ejemplo, que los medios hablen de a quién te cogés aunque no les des cabida. (Caso Spinetta-Peleritti). Que ya no puedas ir al cine ni a ningún lado tranquilo, como le pasa al Indio. (Con lo cual perdés calle a pasos agigantados, no por nada todos terminan escribiendo de la soledad del artista o de los cuartos de hotel o de la merca o de la muerte). O pasar a ser una cara más de Intratables o la revista Gente o lo que fuere: el medio es el mensaje. O ser incapaz de tener un auto decente, y por ende tirando a caro, porque es símbolo de que te "vendiste". Y si andás en un Fiat 600 modelo 1971 te acusan de estar posando. Fuck off
3) la forma de cantar, que es para fusilarlo en Plaza de Mayo y lo repito porque me parece a-bo-mi-na-ble
4) tener un éxito muy grande y quedar pegado a un lugar y una época, con lo cual tras un par de años envejecés sin remedio. Zas es 1985-86, pop bailable, Plan Austral, Alfonsín, La Noticia Rebelde, División Miami, Volver al Futuro I, el gol a los ingleses, campeones mundiales en México. En 1987-88 eso era una antigûedad, más aún cuando sos adolescente y las modas te influyen mucho y ya estás medio dark más que pop
5) una banca infernal de la discográfica, sonar a cada rato en las radios, terminar hartando, más aún cuando se te burlan tipos con chispa como Pettinato o Luca, y Los Redonditos justo sacan La bestia pop
6) creérsela, grabar en USA y decir alguna boludez a la pasada, irse a hacerse la América y volver medio con la cola entre las piernas
7) quedar afuera del canon R&P que se ha mencionado tanto en el post, que lo inventaron cuatro tipos en los 90s y no se tocó más. Igual ¿desde cuándo respetamos tanto a los cánones? Todos los cánones son en buena medida arbitrarios y del todo provisionales, todo autor crea su canon de precursores decía el maestro ciego, toda renovación estética cambia el canon de la noche a la mañana. (Los punks abominando de los próceres del rock sinfónico o el rock pesado de apenas anteayer, caso de manual). Y Zas está en el canon de La Mega, al fin y al cabo. Y de última no hay canon en el mundo que me pueda impedir escuchar a Zas, o a los Dead Kennedys, o a Porcupine Tree, o a la Fernández Fierro, o a lo que cuadre. O que me obligue a escucharlos.
Saludos, muy bueno el programa y perdón por la extensión abusiva, la culpa la tenés vos Corvino por tirarme centros por línea privada (?).

gerardo vazquez dijo...

Pensando en casos como el de Miguel Mateos, creo que hay un elemento
que el tiempo siempre termina dejando al descubierto y que es el causante de este tipo de decepciones: LA PREMEDITACIÓN, esto que es obvio en proyectos como Bandana, Mambrú, Violeta, One direction Backstreet boys, etc etc, etc...
termina siendo doblemente enojoso en artistas que se presentan como
auténticos y originales. No es patrimonio del rock. El mundo de los bets seller
está lleno de premeditación. el cine mainstream norteamerícano es pura premeditación, el teatro de revistas, el stand up, el 99% de los videos clips, etc
Aquello que debería ser únicamente patrimonio de la publicidad y la pornografía se extiende al mundo de las artes por un simple razón: funciona de maravillas a la hora de vender o dar visibilidad.
Pero también hay grandes artistas que por ser precisamente grandes han tenido momentos de renunciamientos que no arruinaron su carrera ni su prestigio:
Sumo haciendo Los viejos vinagres. Picasso haciendo El guernica, Pappo haciendo
Mi vieja, Aristarain haciendo La playa del amor, Spinetta haciendo Seguir viviendo
sin tu amor, Cassavetes haciendo Big trouble, Los redondos haciendo Mi perro dinamita, Bono hablando de política, Sandro haciendo de Elvis, Woody Allen haciendo de Bergman. Charly haciendo de Prince, Prince haciendo de James Brown, Carver haciendo de Cheever,Fito haciendo de Elvis Costello, Calamaro haciendo de Dylan, Bukowski haciendo de Fante, Perrone haciendo de Gus vant sant, Kiss de punta a punta, la banda que hizo un culto de la premeditación, nunca dieron puntada sin hilo, larga vida al merchandising

Anónimo dijo...

Tengo entendido que Pez adhiere al Kirchnerismo; de hecho "calabacita" está inspirada en Cristina. Qué sé yo, algunas cosas me parecen de alto vuelo y otras no me caben. Hace poco Minimal dijo que no son rock progresivo, sino punks que se hicieron grandes. Difícil sostener eso. El rock nacional casi siempre estuvo muy mezclado con el poder, de hecho los Próceres de dicho movimiento tocaron hasta para los milicios en aquel "Festival por la solidaridad Latinoamericana", de las bandas medianamente masivas una que se negó a tocar ahí es ¡Virus!; V8 y Los Violadores (bandas odiadas por los hippies que se cargaron el rótulo de "rock nacional"), fueron otras bandas que le pusieron el cuerpo y también combatieron a su manera al proceso. A veces noto la manía estúpida de pretender institucionalizar el rock; no es tu caso, apuntás para otro lado. CHINO.

Anónimo dijo...

triste, desalentadora, la copanización de minimal.
pobre boludo, le dicen que se va... tuvo cuatro años para enterarse de que se iba a ir...
no sabe cómo va a seguir acá sin ella....
patético.

para mí que está hablando del faso, y quiere disimular con la foto de la ex presi al final...

damianivanoff dijo...

Increíble. NUNCA falta un anónimo que bardea.

Aguante Pez, la música y la gente que "no" se las sabe todas.

Manuel Diaz Vigo dijo...

Yo soy de esos fanaticos de Pez que quiere canciones y lindas melodias y tambien el pogo, por que en sintesis eso es Pez.
Gran nota. Viva Pez.

Corvino dijo...

Reducir la obra de Spinetta y Charly al hecho de que tocaron en el Festival de la Solidaridad Latinoamericana es un poco complicado. Es quedarse con la foto y no con la película. ¿Qué hacemos entonces con Piazzolla que hizo la música del Mundial 78? ¿O con Borges, director de la Biblioteca Nacional nombrado por su amada Libertadora? Saludes.

Anónimo dijo...

no bardeo, damián, me parece una idea paupérrima la de ariel en esa canción.
me seguiría pareciendo triste cualquier canción dedicada a un político millonario, soberbio y despreciable, pero podría tener otro vuelo: no lamentarse porque ahora le dicen se va, algo que se sabía desde 2011, salvo que pretendiera, como diana conti, una cristina eterna, es decir, aceptar que hay políticos que son superiores a nosotros y deben presidirnos for ever.

eso en cuanto al hipotético bardeo.
en cuanto al anonimato, es una gilada hablar de eso interntet.

gerardo vazquez dijo...

Internet es el paraiso de los cobardes, porque permite injuriar,
mentir , difamar enmascarado detrás del anonimato. Lo que hace
que una acción sea éticamente reprochable no es el formato en que
se desarrolla, sino el grado de aprovechamiento de una contingencia
que nos permite actuar sin tener que rendir cuenta de nuestras acciones

El Schultze dijo...

Siglo 20 en todo caso. Tienen 23 años de historia. 15 discos de estudio, dos en vivo y dos dvd.

Pedro dijo...

Que mateos, giles!

https://www.youtube.com/watch?v=4TLXi2GIKcg

Virna Lisi dijo...

"Anónimo".
¡Qué sorpresa!

P. Mastrángelo dijo...

Perdiendo el Control (Ctrl-Z?) es un temazo, lástima que dura dos semanas. Y creo que Mateos se esfumó porque no quiso o no pudo redoblar la apuesta como lo hicieron varios de sus competidores como Soda, Virus o Sumo (al menos hasta que los frenara la desgracia), y un puñado más, listado que coincide con los artistas de esa década "dura" cuya obra mejor envejeció. Pero ojo que esto nos podría conectar con otro punto de estos días: el hectorstarquismo, también llamado como billybondismo.
Salud.

Anónimo dijo...

Miguel Mateos sigue vigente, en toda la Argentina tiene seguidores, está llenando en todo el país, ha sido ninguneado por el ....Pergolini, etc. lo mataron por grabar en USA(despues fueron todos) Escuchen sus discos, Pisanlov, Kriptonita,y sigue sacando discos porque tiene algo para decir, no como muchos que viven del pasado. Tiene canciones con melodias geniales, a pesar de todo se acostumbró a que lo maten, el compone lo que se le canta, lo que tiene ganas. Los Talibanes de rock, son los que te dicen que es cool y que es grasada.Es un gran compositor. Bien Pez por reconocer a un grande del rock nacional.

Anónimo dijo...

Mateos es un músico para gente con educación, gente letrada, es difícil que le guste a gente ordinaria. Al resto de los grupos que mencionan los conocen solo en Argentina, a Mateos en toda America.