martes, 9 de febrero de 2016

La Beriso



El Toto Berizzo fue un marcador central proveniente de Newell’s que llegó a River en el segundo semestre del 96. Era un defensor prolijo, muy regular, en la senda de los apolíneos y ganó varios títulos en el famoso equipo de Ramón. En el 98, cuando se retiró Francescoli y llegó el inevitable bajón que tiene todo equipo exitoso recuerdo una transmisión en la que Víctor Hugo mandó que la barba crecida de Berizzo era un indicio del mal momento de River.

Durante estos extraños días de carnaval macrista y fervor stone me enteré de la existencia de una banda con la misma imagen acústica que el viejo central de River Plate, La Beriso, encargados de telonear a Sus Majestades Satánicas y, por la misma razón, destinatarios de la indignación en redes sociales.  

Acto seguido me fui a YouTube a chusmear de qué iba La Beriso. Yo estaba preparado para activar un poco la célula de la irritación y la queja, como se estila habitualmente en los pasillos oscuros de Internet. Más o menos ya sabía con lo que me iba a encontrar porque bandas como La Beriso se adivinan con el nombre: tener experiencia en el rock es simplemente poner a funcionar todos nuestros prejuicios y miserias al mismo tiempo.

La Beriso me sonó a Callejeros con las líricas que hubiese craneado Ricardo Montaner de seguir viviendo en la Argentina. Es más: escuchando cuatro o cinco de sus temas deduje que en realidad Pato Fontanet tenía cierto ingenio y cierto oficio para hacer canciones pegadizas, algo que nunca había podido reconocer, probablemente porque me daba culpa. Es decir que La Beriso me pareció una banda tan poco interesante que me llevó a reconocer a Callejeros.

Eso es casi como si un Anti K decepcionado con Macri dijera: “Con Cristina esto no pasaba”.  

***

El llamado rock chabón o barrial, surgido como tal en los 90, en realidad existe desde que Ricardo Soulé conoció a Willy Quiroga. Por eso La Renga, en un movimiento de revisionismo histórico loable y muy poco valorado, siempre hizo lo posible para que su público conociera, no sólo a Vox Dei, sino también a Manal y Color Humano. Creo que Antonio Birabent alguna vez dijo que él también hacía rock barrial porque era de Palermo. Como dice Casas, pero refiriéndose a la literatura, es casi imposible no hacer rock barrial porque casi todos nacimos en algún barrio.   

El rock barrial tiene muy mala fama pero es lo que escuchábamos quienes vivíamos en barrios sin asfalto hace veinte o quince años. La muerte de 194 chicos en Cromañón en un recital de Callejeros (una banda que seguía la línea del rock chabón y pasaba por un momento de gran popularidad) sumó la condena moral a la estética. Hoy, muchos chicos que cuando sucedió lo de Cromañón todavía usaban pañales (en forma literal) reivindican a la banda como el hecho maldito del rock burgués. De tanto condenarlos moral y estéticamente logramos que una generación hoy vea a Callejeros como los nacidos en los 80 veíamos a Los Redondos: lo prohibido.  

***

Cuando empecé a escuchar en serio a tipos como Spinetta me hizo un poco de ruido haber gastado TDK’s con versiones radiales de “La balada del diablo y la muerte” de La Renga o “Patri” de Los Caballeros de la quema. Así que los borré del historial cual inconcebibles videos pornográficos. Hoy esos temas y muchos otros (especialmente de Viejas Locas e Intoxicados) me parecen clásicos a los que les guardo un gran cariño. 

A veces la adhesión a determinados grupos de rock se entiende no sólo haciéndole una autopsia a sus líricas y su genealogía, como hice (ejerciendo la crueldad) con los cuatro o cinco temas que escuché de La Beriso, sino prestándole atención a la capacidad que tienen de promover identificación con ciertos sectores de la juventud. Valorar una música sólo como emergente social es algo así como la negación del arte pero ni siquiera Baudelaire nació de un repollo y, lo más importante, ¿quién dijo que todo debe ser arte? Y más: ¿quién dice qué es arte y qué no es arte?   

***

El tema de La Beriso con más visitas en YouTube tiene alrededor de catorce millones de reproducciones. Yo, que supongo estar impregnado hasta los huesos de cultura rock argentina, nunca lo había escuchado. Ahí me di cuenta de que tal vez “el problema” no es de La Beriso o de los chicos que los siguen, sino mío.

¿Saben lo que decían los experimentados del rock sobre Viejas Locas en los 90? Lo mismo que decimos hoy sobre La Beriso. No podían entender, no les entraba en la cabeza, cómo en el mismo país que había florecido un Luis Alberto Spinetta, ahora florecía un Pity Álvarez.

Luis Alberto Spinetta terminó reconociendo a Pity Álvarez.


Sugerir que Spinetta, de seguir vivo, podría haberse hecho fan de La Beriso es una locura pero como todos sabemos cuando surgió el rock mucha gente lo vio como una prueba irrefutable del deterioro de la Humanidad. A veces me da un poco de miedo haberme convertido en esa gente. 

23 comentarios:

Jo Goyeneche dijo...

Corvi, Pity tenía 20 años cuando lo mataban, este otro tipo tiene más de 40, lo que limita un poco la idea de que en unos años va a sorprendernos a todos, o que su obra va a volverse genial (como sucedió con Alvarez)
El arte no es estrictamente subjetivo: y el mejor argumento es que, en este caso, la emoción viene luego de la identificación. Entonces es inevitable preguntarse porqué tal colección de clichés banales (se puede ser banal y superficial hablando de la revolución, eso está claro) generan tal apropiación.
Porqué 14 millones se fascinan con una obra que maneja determinado nivel de complejidad?
La respuesta es sencilla imagino.

Corvino dijo...

"Este otro tipo tiene más de 40", ja ja. Es verdad lo que decís, igual yo no supongo que La Beriso va a volverse genial, me refiero más que nada a que la crítica hacia la banda a veces se traslada a los chicos que los escuchan y eso me parece un poco injusto. Saludes!

Raly Haurat dijo...

Una vez más la linterna de Ilcorvino para iluminar las ideas. Felicitaciones Martin. Berizzo, Patri, Vox Dei y los prejuicios todo en texto ¡Extraordinario!
Yo cumplí cuarenta hace unos días. Alguna vez pensando en este tema esboce algo que comparto. Releyéndolo no solo no sorprende sino además que no llega a ser ni el Patri con un Guaymallen de cena de tu lúcido post.
Espero que La Beriso, tu ultima entrada forme parte de Sobre el Rock II (o como se llame), libro que muchos de tus lectores esperamos con ansias. Aquí desde de un barrio, San Cristóbal, que limita con Boedo, la patria chica de quien citas y conocí gracias a tu blog como Fabián Casas. Este fin de semana termine con la lectura de Titanes del Coco. Comparto también tu mirada sobre el libro.
Te mando gran abrazo y que sea rock.

http://raulhaurat.blogspot.com.ar/2009/07/de-bulacio-cromagnon_3812.html

Jo Goyeneche dijo...

jaja bueno, tenés razón, creo que salí a contradecirte para evitar quedar como el ñoño que siempre dice "chabón este post es geniaal" y lo primero que se me ocurrió es que alguien que ya grabó como 7 discos y tiene 40 años dificilmente se zarpe con una gema clásica llena de sentido y profundidad, o altos solos de guitarra, o alguna puta cosa más o menos buena.

conté por lo menos 5 ideas geniales en este post, ya está, perdí (?)
abrazo grande!!

Pedro dijo...

Spinetta, de seguir vivo, no estaría muerto. Otra cosa que también noto es que, la vida o nuestra visión, compensan la imposibilidad de encontrar el absoluto y el amor redondo en un único objeto de nuestra elección, con un abanico de opciones que por su propia variedad en cierta forma conducen otra vez a ese satori estético que uno busca en principio. Porque pensar, me parece, que el mismo mundo a tipos tan disímiles y al mismo tiempo tan maravillosos como Spinetta y Borges como da flores un bosque o mujeres la pacha o lo que fuere debería ser suficiente changuí como para que uno admita que es posiblemente más hermoso y sorprendente que nuestras páginas preferidas lo que todavía desconocemos, lo que vamos a encontrar, o como dice minimal: la uva más dulce es la que aún estamos por probar.

Anónimo dijo...

Pedro, a cuánto está el frasco después de la devaluación?

Anónimo dijo...

Olfateo que detrás del fenómeno de La beriso hay una gran manija
publicitaria onda Abel Pintos o No te va a gustar. Suenan mucho y en todos lados, esto no es gratis, es carísimo.
Los ascensos de Viejas locas o La renga me parecieron más auténticos.

Anónimo dijo...

Creo que fue Luisito (u otro de los Almendra) que dijo que ellos también eran rock barrial, que ellos eran una banda de amigos del barrio.

En una entrevista para una producción de mtv Luis habla de Ya no sos igual de dos minutos y dice entusiasmado algo así: "Ya no sos igual, sos de la federal. Ese es un rock formidable. El rock de esos chicos dice lo que tiene que decir"

Me parece (escuché algunas cosas pero no demasiadas) que los que dicen lo que se tiene que decir ahora son algunos cantantes de hip hop.

Escuché la misma canción de la beriso en estos días y me pasó exactamente lo mismo.

Saludos!

Jorge dijo...

Me ha pasado algo parecido. En un tiempo como que me sorprendía de que bandas que no eran de mi gusto, o que no superaban la vara que me había creado en el bocho, tuviesen éxito. Luego se me pasó. Se me pasó cuando temí convertirme en un viejo choto. Y fue definitivo cuando escuchaba a otros más veteranos que yo, hablando desde un "pasado maravilloso", y me dije: nunca ser así. Jamás. Todo lo que venga va a ser mejor.

Pedro dijo...

Ja, es una buena pregunta. Eso del hip hop es cierto eh, por lo menos lo que escuché.

Cine Braille dijo...

Una diferencia del rock barrial de los 90s con sus teóricos predecesores, digamos Vox Dei, Aeroblus o Pappo, es la amplitud de la mirada. Vox Dei no se quedó en los tópicos barriales, se atrevió nada menos que a La Biblia, y encima le salió extraordinariamente bien. Pappo tiene temas psicodélicos ("hágase un bien, introdúzcase / en un círculo de estrellas momentáneas /para reconocer que usted mismo es / ese ser que a todos lados acompaña"). La Pesada era bastante cuadrada musicalmente, pero hay temas de Gabis con influencia de lecturas de Lovecraft. Y no corre lo de la edad, en los primeros 70s eran gente de cuanto mucho 25 años.
Dicho esto, también hay mucho de esnobismo y de clasismo contra el rock barrial. Y de no entender que la música no tiene porqué apuntar siempre a lo mismo. Fenómeno que Spinetta te haga volar la cabeza poética y musicalmente, y te genere interrogantes existenciales, pero en un cumpleaños o un casamiento no vas a escuchar Spinetta Jade, o si querés poner música para garchar no vas a poner Viernes 3 AM. De hecho Spinetta también escribió canciones como Me gusta ese tajo o Cheques. O no vamos a juzgar a La dicha en movimiento de Los Twist con los parámetros de King Crimson. Y el empleo de la música como vehículo para la protesta contra las injusticias tiene siglos: el llanto de Andrómaca por la muerte de Héctor es una protesta contra la guerra que tiene tres mil años, y originalmente se recitaba con acompañamiento musical. Es como con la cumbia, que se le pide lo que nunca se propuso. De hecho, si la cumbia no tuviera esas letras tan toscas se la toleraría mejor como música bailable, que es lo que es.
Saludos, muy bueno el programa.

Anónimo dijo...

Hola,

Es cuestión de escuchar dos discos seguidos de La Renga (a partir del disco de la estrella) para generarse una adicción similar a la de escuchar dos seguidos de The Strokes.
Buena vindicación solapada a La Renga, impresionante banda. Cruda, repetitiva, básica de un modo genial.

Saludos,

Matías-

Jo Goyeneche dijo...

Querido Cine Braile, a La Beriso no se le está pidiendo algo que ellos nunca se hayan propuesto, o que sus Durán Barbas nunca hayan planeado, todo lo contrario: se los intenta imponer como la gran nueva cosa del Rock and Roll (no hace falta más que repasar los teloneros de los Stones en cada una de sus visitas: Los Ratones, Pappo, Pity, etc) entonces sí, genera que uno se pregunte qué onda.
Salute

Anónimo dijo...

Qué fácil es pegarla a La Beriso (banda que no me gusta ni un poco). Lo de Spinetta cansa, con las palabras luz, paz y energía podríamos reescribir un mini diccionario new age, seudojiponesco y elitista del rock nacional a cargo de muchos Spinetteanos. El rock también es rebeldía y decir no a los políticos; a estar contra las jerarquías, a descreer de los ídolos, a defender cierta contracultura. Respeto la obra del flaco, pero no representa ningún movimiento (acaso por su rareza). Es un caso aislado. Robert.

Anónimo dijo...

El rock es reveldía y decir no a los políticos, por eso La Renga tocó en el acto del gobierno en Plaza de Mayo cuando los saqueos y muertos en Tucumán y Córdoba, cuando la (ex) presidenta, Moria Casán y su hija, todas endrogadas (???), bailaban sobre los muertos.

El rock es estar contra las jerarquías y descreer de los ídolos, por eso el Indio Solari....

Pedro dijo...

La obra del flaco no representa ningún movimiento, por eso nadie lo conoce y no estamos hablando de él

pulcinella dijo...

como siempre, te banco, corvino.
me pasa con la beriso lo que no entendía que le pasara a gente más grande que yo con la renga, cuando yo era pendejo y a mí me encantaba.

de todos modos creo que el rock chabon de los 90 era bastante más variado de lo que parece a simple vista. me pongo a escuchar "azul" de los piojos varios años después y encuentro varias cosas interesantes. pueden ser medio berretas, pero cuadradas no lo son seguramente.

siempre se le cayó con todo al rock chabon, con bastante injusticia. me parece que la rama virus-soda-babasonica pop choreó tanto de afuera como la rama rolinga-ricotera-chabona, y eso no se suele decir.

el hijo de Arrostito dijo...

Para mí, para mí, para mí (diría el Dr. Bilardo):
- La dicha en movimiento, en el top ten de los mejores discos de la historia del rock argentino. En 1984, estos pibes jodían con la gente chupada por los milicos, el peronismo, el nazismo, la drogadicción y te hacían bailar!
- Patri, en el top ten de las mejores canciones del rock nacional. Iván Noble nunca más escribió ni escribirá una canción tan perfecta. Y si "la noche se hace demasiado larga con un Guaymallén de cena" no es la mejor frase del rock barrial, digamén cuál.

Matías dijo...

Creo haberle oído decir a Jorge Dorio que el goce estético no tiene que ver con la identificación. Por el contrario, lo que hace es generarnos emociones sobre cosas que no nos pasaron. No lo dijo de esa forma, pero al menos así lo entendí yo. Saludos!

José A. García dijo...

La música mediocre siempre existió y existirá, porque es más fácil de entender, de digerir y, por supuesto, de vender. Y ahí tenemos al 95% de las bandas de música (sin importar el género), del país.

El otro 5% o es tan malo que nadie lo conoce o es tan genial que nadie lo entiende...

Saludos

J.

Chancho Piluqui dijo...

Cuando apareció Viejas Locas casi no había nada como eso, era muy nuevo, así que se le puede dar el valor de lo "innovador" (agregue más comillas de ser necesario) Pero estos tipos de La Beriso hacen exactamente lo mismo que se viene haciendo en el género desde hace 15 años. Es decir, chato y previsible, la pasta base de Calamaro y la fotocopia de la fotocopia de la fotocopia del lugar común y demagógico de un imaginario que venció en 1998.

NOMADE dijo...

Lamentamos tener que contarles el vergonzoso hecho que vivimos hoy, antes de nuestra presentación como teloneros de la banda "La Beriso", que terminó por dejarnos fuera del evento. Como muchos de ustedes ya sabrán, fuimos convocados por la organización para ser la única banda soporte. Nuestra prueba de sonido debía comenzar a las 16 hs, después de que probara la banda principal, pero debido a que los integrantes de ésta se retrasaron varias horas, hicieron su prueba cerca de las 17 hs, dejándonos mas que complicados a nosotros. Lo que iba a pasar en esos momentos de espera nos iba a dejar perplejos: Nos comunicaron que POR PEDIDO DE "LA BERISO" nosotros NO PODIAMOS TOCAR. A que se debió esto? Hay una ley que abraza el crecimiento de las bandas independientes, que obliga a la banda principal a "darle el 12% de la ganancia de entradas a la banda soporte". Para evadir esta ley e incrementar aun mas su (ELEVADA) ganancia, la gente de "La Beriso" pidió que se nos saque completamente del evento, sin contemplar los gastos que tuvimos para movilizarnos (nosotros, los equipos, y los colaboradores) hasta la ciudad de Bolivar, donde se realizaría el show.
Nos pareció una completa VERGÜENZA y desconsideración por parte de una banda que venía de haber teloneado a los Rolling Stones en el Estadio Único de La Plata, que hoy se venga a meter con una banda independiente como lo es Nómade, sin importarles NADA.

Gabriel dijo...

Algunas reflexioenes sobre los comentarios . La beriso es espantosa,será que los misterios de la industria cultural son inescrutables.Son tan malos que no puedo pensar más allá de eso, una seria limitación que tengo.Spintetta no representa a ningún movimiento, toda su obra es un universo en si mismo, un laberinto maravilloso, claro muchos se pierden y otros directamente ni entran. Viejas locas tenía algunos temas bastante buenos y una joya que es Una Vela. La dicha en Movimiento es sencillamente un ejercicio de ironía y cinismo que lo ponen en lo mejor del rock de acá. Y en su momento de lo más novedoso. El rock no es rebeldía, no es una sola cosa, es muchas y contradictorias, lo que a lo sumo se le puede pedir es un poco de provocación. El 90% de los seres humanos pueden cantar decentemente si se lo proponen, el 5% nació para eso, el 5% no puede ni aún con un gran esfuerzo. Ivan Noble pertenece a este último grupo. La supuesta banalidad de algunos temas de grandes talentos, (me gusta ese tajo) tiene precisamente la diferencia de ese talento. La banalidad de los otros es solo banalidad. La Renga era una banda bastante floja en sus cominezos,(los ví en vivo cuando tenía 2 guitarristas, me fuí antes de que terminen)pero son un ejemplo de evolución, organización y actitud. Decididamente el hip hop tomó algunas viejas banderas que el rock tenía gurdadas en placard.Soy un robot pero el programa no se dió cuenta.